Bórrame del Facebook, no me importa

Lo digo en serio bórrame del Facebook, que no me importa. Francamente empiezo a estar cansado de la importancia que le da la gente a tener o no tener a sus amigos, conocidos, o enemigos en su Facebook y toda la parafernalia que se monta a su alrededor.

Voy a dejar plasmado en estas líneas mi concepto sobre Facebook, la amistad y el uso que veo que se hace de ella. No pretendo ni doy por hecho que todos piensen igual, es por ello por lo que quiero explicar mi punto de vista sobre este asunto.

Para empezar, que Facebook haya denominado “amistad” a aquellas personas que deciden seguirse mutuamente en la red, no lo convierte en una amistad en su versión clásica, tradicional y propia del mundo off line.

Como gran parte de los usuarios, el inicio en este mundo virtual se establece principalmente para mantener el contacto con los amigos ¿Quién no ha dicho alguna vez que gracias a Facebook ha recuperado sus amistades de niñez o de la Universidad? Efectivamente, al inicio, en esos primeros días en Facebook donde tienes miedo de compartir y opinar porque Facebook te roba tu intimidad, tú únicamente sigues a tus amigos de verdad o aquellos amigos perdidos y comienzas así tus andanzas por la red del señor Zuckerberg.

Así comenzamos todos ¿pero qué ocurre a partir de ahora? No soy una persona que siga a mucha gente, se me puede encasillar en ese grupo de personas cautas que prefieren tener pocos amigos en Facebook y poder seguirlos bien, que no tener muchos y pillar cachos de cada uno (Ninguna opción es mejor que otra). Pero poco a poco he ido rellenando ese saco de amistad con gente que no conocía tanto, en verdad a muchos de ellos los vi una vez, pero han sido de esas personas que tú dices ¿Tienes Facebook? Pues te pido amistad. Son personas que por lo general te han caído bien, alejándose poco a poco del concepto de amistad, pero con posibilidad de serlo algún día.

Cuando analizo mi forma de interactuar con los usuarios de Facebook, me doy cuenta de que tengo más actividad o relación, a nivel de hacer clic en Me Gusta, comentar o compartir; con aquellos que conozco hace menos tiempo o en menor medida.

Uno de los valores desde mi punto de vista, de esta red; es que te permite comunicar y a la vez aprender. De ahí, la importancia de mantener una comunicación bidireccional con tus amigos. No vale eso de tú mira lo que publico, que yo no hago ni caso de lo que tu cuelgas. Es más, yo creo que la mayor parte de las cosas  que cuelgo son compartidas de otros usuarios porque me parecen interesantes, atrevidas, divertidas o indignantes.

Considero que no hay un uso específico de las redes, hay quien dice que es para mantener contacto con los amigos, otros que para conocer gente, otro que es un tema de imagen, etc… Creo que cada uno debe usarlo como quiera mientras no haga daño a los demás.

Es aquí donde a veces surge el conflicto. Amigos pero con distintos usos de Facebook. Solicitudes de juegos, preguntas imprudentes, publicaciones y comentarios inapropiados en tu muro, y excesiva comunicación no compartida a nivel político y religioso hacen que amigos de siempre, no tengas ganas de compartir el mundo On.

Creo que la diferencia está en que yo no concibo Facebook como una red de amigos, sino como una red que me aporta contenido y a través del cual yo puedo compartir.

Para finalizar, hay veces que me asombra las exigencias que tienen algunos usuarios sobre esta red. Hace unos días leí una publicación un tanto indignante de una persona que decía que de sus casi 5.000 amigos sólo 200 interactuaban con ella y que por lo tanto iba a empezar a borrar gente del Facebook. Muy bien, me parece estupendo, pero me gustaría saber con cuantas personas interactúa ella, ¿con los 5000? Disculpa, pero lo dudo. Es más, creo que si tuviera una página fan (que es lo que debería) tendría 200 fan únicamente. Lo que es muy fácil estar solicitando amistad a todo el mundo para decir que tienes muchos seguidores, pedir que lean lo que publicas y no mantener relación con ellos salvo para criticar. Así que fácil se lo pongo, me voy yo porque no me aporta.

Pues lo dicho, si no te aporta lo que suelo poner, no me ofendo. Me ofende que no me saludes por la calle, o que me critiques, pero que seamos amigos no quiere decir que tengamos los mismos gustos; casi siempre es lo contario; ya sabes, los polos opuestos…

Por último, dejar la joya del vídeo de La Ogra que todo lo Logra con su éxito: Te borro del Facebook

[youtube=http://www.youtube.com/watch?v=2mrIBiZAXo8]

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes