#Debate 20N, los roles de mi Twitter

Como todos sabrán, ayer se emitió el único debate en el que se producía el cara a cara entre Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba con motivo de las elecciones del 20 de Noviembre. Yo viví este evento de una forma distinta a las últimas elecciones generales, la diferencia es que además de verlo por la televisión (TVE, que me parece la más imparcial) tenía mi portátil abierto y lo seguí por Twitter.

Fue una experiencia única, entre otras debido a mi Time Line. Para aquellos que todavía no conozcan Twitter, les comento que el Time Line en Twitter es como el Muro en Facebook, es el lugar donde se publican todos los tweets (comentarios) de las personas a las que sigues.

Yo comencé, como no, como un indeciso poco antes de la retransmisión del acto…

Y al final me animé ¿por qué no? Únicamente pretendía huir de un debate soso y aburrido donde no sacara nada en claro. No digo que fuese el mejor debate de la historia, pero la forma de vivirlo resultó muy interesante.

En paralelo dos debates, uno en televisión y otro en Twitter. Aquellas personas que hayan hecho lo mismo no habrán vivido exactamente la misma experiencia, ya que todo depende de a quien tú sigas en la red y como suelas interactuar con ellos. Una de los aspectos que más me gustan de mi Time Line, es que sigo a personas muy distintas. No tengo un Time Line homogéneo, entre otras cosas porque me aburriría. Me gusta seguir a gente que es como yo, pero también hablar y debatir con aquellos que no lo son. De esta diversidad, es a partir de la cual identifiqué durante el acto de ayer varios roles muy distintos que les comento a continuación:

El primer grupo que apareció, fueron aquellos “indignados” que simplemente les parecía una pérdida de tiempo el Debate y manifestaron su opinión a través del Hastag #NoAlDebate. A mi parecer, un grupo que hay que tener muy en cuenta ya que representa a muchos. Representan a aquellos que están cansados de que les vendan mentiras y que les prometan lo inalcanzable solo para conseguir su votos.

Los protagonistas del acto tuvieron su momento, sus perfiles de Twitter identificados como @conRubalcaba y @marianorajoy fueron el preámbulo al #Debate. Uno aprovecho para enviar una foto en sus preparativos, mientras que el otro comenzaba a proponer un hastag para su apoyo.

A lo largo del #Debate ambos perfiles fueron manejados por los equipos de la campaña comentando las distintas intervenciones. Quizás esto fue lo menos interesante ya que no te sorprendía en ningún momento, era un eco de lo que veías en la televisión.

Después vinieron sus representantes, los políticos locales, como yo sigo a los de Canarias, aquí estábamos representados por @JMSoria y @CarolinaDarias, que no pararon de alabar a sus representante y  criticar a la oposición.

Y además tuiteando entre ellos…

Simultáneamente, todos estos tweets iban entrelazados con los de mis followers, que como comenté al principio son muy variados. Si tuviera que clasificarme e incluirme en un grupo, creo que estaría en el de Los Implicados; aquellos que se definieron desde un principio por uno de los candidatos e iban comentando todo. Lo mejor de esto, es que al tener ya una relación más o menos estable con mi comunidad, el hecho de expresar mi opinión daba pie a generar un debate en paralelo con ellos (tanto de una ideología como de otra).

Pero me gustaría hacer hincapié en un grupo que me llamó mucho la atención. Se trata de aquellos que utilizan su Twitter a nivel profesional y por decirlo de alguna forma no pudieron pringar. Sí, he dicho no pudieron en vez de no quisieron, porque desgraciadamente vivimos en un país o en un mundo, donde se discrimina si te decantas políticamente. En otras palabras, puede afectar a tu futuro laboral. Y twitter es muy utilizado profesionalmente, por lo que si utilizas tu perfil de forma laboral tienes que tener mucho cuidado porque decantarte. Muchos de estos tuiteros exprimían hasta el último de los 140 caracteres para mostrar lo que ocurría o hacer comentarios que no los incluyese en ningún saco.

Otro grupo que no se puede pasar por alto, fue el irónico, aquellos que aprovecharon la coyuntura del momento para demostrar que hasta en los temas más serios se puede poner un toque de humor. De aquí salieron hastag como #CampovidalFact o #Devater.

Pues para resumir, les diré que disfruté del debate. Me enfadé con lo que oía, pero ha sido el único debate en el que se ha oído mi opinión. Puede que no los candidatos, pero algo es algo. Twitter se ha convertido en un medio de comunicación más; y lo que para mí es más importante, un medio donde todos tenemos cabida.

Powered by WordPress. Designed by Woo Themes